QUIERO SER ESTEFANÍA…..

Cuando pienso en la media maratón del domingo, me vienen a la cabeza un montón de cosas.

grupo (1)

Por supuesto pienso en el esfuerzo, en la ilusión, en la angustia de los días previos. Pero, ¿Ha merecido la pena? Vamos a verlo:

1.- Cuando empecé a entrenar hace 14 meses, aguanté 7 minutos corriendo. El domingo corrimos 2:45. 2:45!. He mejorado mi resistencia 35 veces. David el Gnomo sólo era 7 veces más fuerte que tú Yo soy 5 veces más fuerte que David el Gnomo.

2.- El día de la carrera mi hija de dos años me mandó un mensaje de audio: ¨ánimo Mamá, tú puedes solita¨. Es lo más bonito que me han dicho nunca. Mi hija está aprendiendo que ella podrá hacer todo lo que se proponga. Sólo por eso, volvería a correrla otra vez.

3.- Descubrí en casi cada esquina a una loca del Club animando, gritando, intentando llevarnos en volandas. Las locas geniales del Grupo F hicieron todo lo posible por ayudarme, a veces a pesar de mi misma, empujándome del culete, con drogas blandas camufladas en  botellas de plástico, tirándome agua por encima hasta que pareció que venía de la charanga de agua de mi pueblo, corriendo con nosotras en bicicleta, a nuestro lado durante 7 kilómetros dentro del recorrido. Y siempre con una sonrisa, con una palabra de apoyo,…eso es imposible de describir… Compañerismo y deportividad en estado puro.

elena y arancha

4.- Te da tiempo a pensar en muchas cosas. Yo intentaba decir por orden de nacimiento a todos mis primos. ¨Claro, – diréis – , qué fácil¨. Hombre, es fácil si no tienes 33 primos, que son los que tengo yo. Me di cuenta de que algo empezaba a torcerse cuando dije tres veces seguidas a mi primo mayor, pero no me salía el segundo. Cuando acabamos Gabi decía que estaba delirando. Ya puede ser, yo solo pensaba en llegar a meta, quitarme los calcetines y meter los pies en una fuente. Os lo juro.

5-. Te das cuenta de lo fuerte que eres y de lo fuerte que puedes llegar a ser. Cuando leí el post de Estefanía pensé…qué heroína, yo quiero ser como esta chica el día de la media. Oye, y ahí que lo dí todo para conseguirlo. Yo entré en meta con mi Aranchica, el Zipi de mi Zape, el Sargento de Hierro cogiéndome de la mano en lo que empieza a parecerse a una tradición carreril, 7 patinadores, incluyendo a uno que portaba el estandarte, el de los sprays y el de ¨me quito la camiseta si la terminas¨ (Que ya pensaba yo en mi delirio, hijo, no te quites la camiseta y en vez de eso engánchame cual remolque a tus patines y llévame  a la meta), el coche escoba y dos motoristas de paisano que nos habían estado persiguiendo toda la carrera. Hala, a ver quién supera eso. Por si a estas alturas alguien en Zaragoza no lo sabe, cosa que dudo, entré la última en la meta. Pero entré. Fuera de tiempo. Pero entré. Con una segunda vuelta en la que daba un pasito pa´lante y un pasito pa´tras, pero entré. Y no podría ser más feliz aunque hubiera entrado mil posiciones antes.

meta

En conclusión: Una media maratón es muy dura. Quién os diga lo contrario miente. Se sufre antes y durante. Crees que no lo lograrás. Es una lucha continua contra ti misma. Pero la recompensa es muy grande. Y puedes. Claro que puedes.

Yo se la dedico muy especialmente a Gabriel (no conseguirás que me quite los cascos, NUNCAAAA), Sergio, Irela, Sara, Jesús, Javi e Israel. A mi hija y a mi marido por todo el tiempo que les he quitado. A mi familia – con especial mención a mis sobrinos -, a mis amigas del Club  (gracias, gracias, gracias) y a Mónica, por ser un ejemplo y obligarme a cumplir una promesa.

Elena

Anuncios

MI SEGUNDA MEDIA MARATÓN Y LA MEJOR SIN DUDA

¡Hola a tod@s! Mi nombre es Gema Cisuelo y el día 10 corrí mi segunda media maratón. Para mi ha sido la mejor hasta la fecha (porque espero seguir corriendo más jaja) una carrera llena de sentimientos y valores pero de los buenos…desde el km 1 hasta el 21.

Antes de comenzar quedamos para calentar con el club y todas estábamos con nervios y más nervios. Allí nuestros entrenadores nos dieron un papelito que cuando lo leí no sabia si reír, llorar o salir ya a correr….

papel

…..porque hace dos años empecé de la mano de Gabriel y Sergio D. la andadura de un reto (correr 10Km! buff que recuerdos y agujetas) y gracias a ellos y a mis compañeras de fatigas, he conseguido poco a poco con constancia y esfuerzo seguir corriendo y engancharme a ello.

Estaba mentalizada de que iba a correr sola la media (que horror!!) pero me dijeron que corriera con una chica desconocida para mi, llamada Ana y que durante 21 Km se convirtió en una compañera indispensable con la que conecte muchísimo(tanto que se que le gusta correr en el lado derecho y a mi en el izquierdo y que no le gusta la coca-cola como a mi).

Empezamos a un ritmo bueno y cómodo para las dos y los primeros 10-12 Km  fuimos muy bien, cada vez que pasábamos por donde había animación nuestras piernas volaban más rápido y las teníamos que frenar ( y había muuucha animación azul, gracias chicas sois formidables!!).

 animacion (1)

Nos encontramos con otra compañera llamada Olga y la verdad es que me hubiera gustado que hubiera terminado con nosotras.

En el km 13-14 empezamos a bajar un poco el ritmo, hacia mucha calor y se empezaba a notar un poco el cansancio, era hora de tomar el gel y así afrontar la subida del puente del cinturón. Mi compi no llevaba y no había probado ninguno….vaya dilema le daba la mitad del mío o no por si le pudiera sentar mal. Lo compartimos, total era la mitad que iba a pasar y no paso nada mas que lo que debía pasar que nos sentó genial!!;)

En el km 15-16 encontramos a Gabriel que nos quería dar coca-cola, “noooo coca-cola noo” y mas adelante nos dieron agua antes de subir nuestro puente..que lo hicimos muy bien.

La verdad es que del KM 17 en adelante las piernas fueron solas, disfrute con la gente y con Ana que dijimos que entraríamos unidas por el arco de meta.

Lo que yo no sabía era que me iban a meter a mis hijas y claro fue un momento de confusión total porque estábamos concentradas en la meta, pero Ana me ayudo con la mayor y me espero para cruzarla juntas (fue precioso). Muchas gracias compañera y campeona!! Y los abrazos de los amigos y familiares saben a gloria!!

Pero todo no acabó allí, todavía quedaban compañeras y amigas por llegar y todas unidas esperamos a que llegaran una detrás de otra (de recordarlo se me ponen los pelos de punta). Allí la marea azul esperando en calma a las últimas, a las luchadoras, a las valientes que se atrevieron a conseguir su reto y que estaban a punto de llegar.

Y cuando llegaron de la mano de Gabriel y los patinadores con la bandera Reto incluida, la marea azul rugía nerviosa y embravecida  ansiando abrazar a esas dos heroínas.

llegada

Orgullo de Club “Lo importante no es correr sino con quien corres”

Gema

CRÓNICA DE UNA MEDIA MARATÓN PARA TODOS LOS PÚBLICOS

Escribo esto justo después de llegar a casa, ducharme y comer, tras haber corrido la Media Maratón de Zaragoza de 2015.

En primer lugar, me vais a permitir que ponga una foto en carrera para que la vean mis nietos en un futuro.

chicas

¡¡Mirad, chicos, son vuestra abuela y vuestra tía-abuela corriendo una carrera cuando los coches todavía iban por el suelo!!

La cara de felicidad la hemos mantenido, más o menos, durante toda la carrera. ¡Y es que ha sido un evento de lo más entretenido! Los primeros 5 km los hemos corrido sin darnos cuenta, maravilladas por la sensación de estar corriendo una media maratón. “Tía, que estamos corriendo una media maratón, que súper fuerte”, nos decíamos la una a la otra. Además, la animación de nuestras compis nos recargaba las pilas, hemos lanzado besos, aplausos y sonrisas por doquier como si fuésemos las Infantas de España.

A pesar de que nos encontrábamos bien, yendo al ritmo marcado por nuestro entrenador Gabriel (hemos clavado el ritmo, queremos una medalla), siempre es bueno tener la mente ocupada. Nosotras hemos jugado al juego: A ver quién ve más gente con la camiseta de la Behobia. También hemos jugado a: A ver quién ve el outfit más bizarro de toda la carrera.

En otro momento hemos visto a un grupo de corredores que se iban llamando para ver qué tal iba el resto. Idea para el año que viene, unos walkies:

-¿Cómo vais las de 5:30? ¡Cambio!

-¡Aquí las de 5:30, iniciamos maniobra de tomarnos el gel! ¡Cambio!

-¡¡Recibido, camaradas!! ¡Corto!”

En la segunda vuelta, ya empezamos a notar el cansancio (es que si no sufres un poco, luego de qué vas a hablar con tus compañeras). En la Tierra de Nadie que es el Paseo Longares, de repente volvemos a ver azul y ahí está el grupo de animación saltando con sus tutús cual Ballet Nacional Ruso. Creemos que el año que viene debéis apuntaros al concurso de animación. Nos da un poco de pena por los niños de los coles, que lo han hecho genial, y que seguro que con el dinero del premio compran material escolar y educativo, mientras que vosotras os lo gastaríais en cervezas. Pero vuestros gritos y aplausos han sido esenciales.

Justo antes de la temida cuesta de los 17, último empujón, cocacola y pa’arriba. Es el momento más duro de la carrera pero es también el último desafío, pues una vez rebasada, queda superado el muro psicológico.

montaña

Foto real en carrera tras subir el puente del km 17

Al ver la señal del km 18, la gente ve el final cerca y se empieza a poner sentimental. Los chicos que llevamos detrás se marcan un Querida yo antes del Reto versión hardcore: “Quién me iba a decir a mí hace 5 meses que hoy estaría haciendo esto. Y que iba a pesar 20 kg menos”.

Desde aquí ya es cuesta abajo, entramos en la sombra (porque este año no se lleva mucho el moreno). Sigue la animación de la gente, que nos dice “Campeonas” y “Esas mujeres valientes”. Porque aunque no lo creamos, ver a chicas correr y participar en carreras sigue siendo una novedad para todos, y por eso estos ánimos son, para mí, los más emocionantes y los más bonitos.

Recibimos los últimos botellines de agua para afrontar la subida por San Vicente de Paúl. Nuestros padres nos hacen muchas fotos para inmortalizar el momento, y porque no se lo deben de creer del todo todavía.

Y entonces, el espíritu de una abuela maléfica posee a mi hermana que empieza a quejarse de la cadera, pero a mí me posee el espíritu Dory:

peces

¡Sigue nadando! ¡Sigue nadando!

Y así, poseídas totales, sin darnos cuenta, los gritos y ánimos de la gente nos llevan en volandas hasta el km 20 y…

… el momento más importante de la carrera se acerca.

Meses ensayando.

Horas de preparación frente al espejo.

El momento FOTO de llegada.

Nos cogemos de la mano para recorrer los últimos metros.

¡¡¡¡Y ENTRAMOS EN LA META (como diría Irela) MUY DIGNAS, CON LOS BRAZOS EN ALTO Y LA SONRISA EN LA CARA!!!!

Tras pasar, nos abrazamos, presas de la emoción que nos embarga.

miss

Llorando el Powerade

Esperamos, Sergio, que nos hayas hecho unas buenas fotos, porque te hemos dado mucho material.

Tras recoger la estupenda bolsa del corredor, llena de manjares (…), nos reunimos todas otra vez para el momento MÁS EMOCIONANTE DE LA CARRERA.

¡¡La llegada del Baturro-runner!! ¡¡Que entra dándolo todo (Jota)!!

(Las que no sois de aquí no lo entenderéis, claro).

Ahora en serio, ha sido muy emocionante ver llegar a nuestras compañeras y arroparlas en los últimos metros. Qué os voy a contar, mucho abrazo, mucho beso …

miss2

Llegada de las últimas compañeras a línea de meta

He titulado este texto “para todos los públicos”, porque creo que todos los que hemos estado involucrados de una manera u otra en esta carrera hemos disfrutado muchísimo de toda la experiencia. Gracias a todas las compañeras por el buen rollo antes, después y durante, a las animadoras por dejarse la voz y vivir la carrera con nosotras, y a los entrenadores por cuidarnos, entrenarnos y acompañarnos tan tan tan bien, que habéis hecho posible correr 21 km y aún así pasárnoslo bien y disfrutar de la carrera.

Os dejo, voy a meter los pies a remojo.

Sara Ruiz