Y COLORÍN COLORADO, LO DE CORRER…(POR EL MOMENTO) SE HA TERMINADO

Muy a mi pesar y con un nuevo y maravilloso reto que cumplir, debo decir adiós durante una temporada al  sano vicio de correr que tan bien me sienta y que tanto me ha ayudado en los dos últimos años.

Ahora debo dedicarme de lleno a un nuevo reto, la maternidad. Y para ello debo cuidarme y mimar todo mi cuerpo. Y como mi fisio, y si ella me lo permite amiga Esther Cervera, me aconseja, mi suelo pélvico me agradecerá que pare ya para prevenir males mayores.

rosa 1

Cuando me enteré de mi embarazo, allá por el mes de mayo, acababa de correr mi segunda media maratón. Yo ni siquiera lo sabía pero ya me acompañaba esa “lentejita” que, sin duda me dio una fuerza enorme para terminar los 21km. Tuve dudas sobre si correr la 10k de junio porque me encontraba fenomenal pero los sabios consejos de nuestros entrenadores y de esas amigas fabulosas (Reyes, Regi, Cris) me hicieron recapacitar y pensar que me quedaban muchas carreras por correr y que era un riesgo innecesario.

Estoy llevando un buen embarazo y no he parado de hacer actividad física. En julio aun coincidí con algunas de vosotras en el último entrenamiento de la temporada y me alegró mucho cuando algunas me preguntasteis que si estaba lesionada…pensaba que ya os habríais olvidado de mí.

He de reconocer que de todo lo que he debido adaptar de mi vida al estar embarazada, es el hecho de dejar de correr y no ir a los entrenamientos y quedadas del reto, lo que más me ha costado. He salido a trotar yo sola, he ido bajando mi ritmo poco a poco y me he centrado en  controlar que mis pulsaciones no pasaran de 150, he ido a andar y correr,…así poco a poco he ido desenganchándome de correr. Pero lo que no logro, es desengancharme de ir los martes a entrenar y que Irela, Gabi, Israel y cía nos metan caña con esas series y esos abdominales. Tampoco logro dejar de tener ganas de juntarme con mis R´s y contarnos como ha ido la semana y aun menos consigo quitarme de la cabeza que no podré correr la Behobia a la que estoy inscrita…Por eso espero poder reengancharme al reto dentro de unos meses, quizá más de los que ahora creo que me puede costar, para afrontar a vuestro lado nuevos y grandes retos.

Ahora me centro en ese reto que todo el mundo me dice, y estoy convencida de ello, es el más bonito e importante de mi vida, traer al mundo a una nueva GUERRERA!

rosa 2

Se que solo es un hasta luego pero quiero agradecer todo lo que me habéis hecho vivir y sentir estos dos años. Por eso quiero que sepáis que ha sido una suerte para mí que un día una amiga un poco loca, Soraya, me adentrara en el reto. También ha sido increíble encontrar un grupo de amigas geniales, ESAS GUERRERAS DEL SÁBADO, con las que hemos compartidos tantos kilómetros y risas. Y que me siento afortunada de pertenecer a un club en el que me he sentido valorada y estimada por entrenadores y compañeras y en el que he vuelto a reencontrarme con el espíritu deportivo que me había acompañado en mi infancia y que había olvidado.

MUCHAS GRACIAS POR TODO Y…ESPERO VEROS MUY PRONTO.

ROSA ALHAJA

Anuncios

YOU’LL NEVER RUN ALONE

Mi andadura en el club comenzó a principio del mes de septiembre de 2014 y ahora nos encontramos ya en el mes de julio, así que podemos decir que hemos finalizado el curso y he superado mis expectativas con creces tanto por retos cumplidos, algunos jamás imaginados (correr 12 km), como por la calidad humana que he encontrado en cada uno de los integrantes de ese club…sólo queda esperar a las notas que espero que no sean malas del todo.

Cada una llegamos al club por diferentes motivos…..en mi caso nunca he sido atlética ni he destacado en actividades físicas …pero los años se empiezan a notar y hace cuatro-cinco años comencé a hacer algo de ejercicio y en el verano de 2011 comencé con mi hermana a correr.

El running con mi hermana nos servía de excusa para tener un encuentro en el que no teníamos distracciones externas y nos poníamos al corriente de nuestras vidas…correr no corriamos mucho porque ibamos charlando todo el rato y ahora por experiencia sé que si te esfuerzas un poco no hay manera de ir cascando sin perder el aliento jajja

Ese año nos apuntamos a la carrera de la mujer y sin casi entrenamiento la terminamos en 33 minutos e hicimos grandes planes de ir afrontando nuevos retos que ya no llegamos a ni siquiera intentar…básicamente porque sin entrenamiento nos limitábamos a correr y no conseguíamos pasar de los 40 minutos…

rosa 1

El 30 de enero de 2014 mi hermana Mónica con 27 años falleció de repente, sin darnos tiempo ni a despedirnos de ella  … y allí me junté con dos pares de zapatillas (las mías y las suyas), camisetas, mallas……y sin ninguna fuerza de salir a correr…..sabía que lo necesitaba pero no me veía capaz de salir a correr sola…

Los meses fueron pasando y a principios de septiembre me enteré por facebook de que existía el club y envié el formulario sin mucha esperanza ya que me avisaban de que el curso en principio estaba comenzado a no ser que yo corriera un mínimo (30 minutos)….llevaba nueve meses sin correr por lo que asumí que este curso no iba a poder ser . Además el día que me venía bien era el sábado y no se porque yo pensaba que ese era el día más concurrido. …

A finales de septiembre un viernes por la tarde recibí una llamada en el móvil de un número desconocido, cosa rara respondí aún sin conocer el número y me empiezan a hablar de no se que asociación y lo primero que pensé es que me querían vender algo…y a punto estuve de colgar….era Sergio para decirme que había hueco los sábados y que me pasara al día siguiente si quería probar….que el ambiente era muy majo y que para ubicarme me pusiera con las chicas que viera vestidas de azul

Allí me planté y conocí nada más llegar a Ester y Elena les dije que era nueva y en cinco segundos Ester me había metido en el grupo de whatsapp de los sábados y yo no paraba de repetir que sólo venía a probar… además llegué en el momento oportuno porque ese día eran las fotos de grupo aunque yo seguía pensando que iba por probar…Pero me incorporé a las de iniciación pudiendo seguir su entrenamiento, al finalizar tuve claro que el sábado siguiente repetía.

rosa 2

A partir de ahí muchos Kms en mis piernas, entrenamiento tras entrenamiento y carrera tras carrera. Carrera de la mujer, parón de dos meses por una lesión que parecía tonta pero en el que no perdí el contacto con las compañeras porque estuvieron pendientes de mi, carrera de las enfermedades raras (7 km), carrera del rincón (12 km) y por último la 10k del 7 de junio que la disfruté a tope. Hemos pasado frío, calor hasta que parecía que nos ibamos a derretir, nos hemos mojado haciendo series en el cinturón, nos ha empujado el cierzo, nos han picado los mosquitos….

Ya no tengo porque correr sola: los martes con las “Fuentes’s team y cía“, los jueves quedada conjunta del club y los sábados con las chicas de los sábados.

Los sábados, ese inexplicablemente poco concurrido día en que siempre luce el sol y tras el entrenamiento hay tiempo para tomarse tranquilamente una cerveza bien fría que siempre sienta fenomenal tras el deber cumplido.

rosa 3

Cuando la gente me preguntaba que tipo de mujeres hay en el club, al principio siempre decía que eran mujeres normales  pero ahora finalizado el curso me he dado cuenta que de normales tenemos poco, todas tenemos una historia detrás, unas dificultades que vencer  y una razón que nos hizo apuntarnos al club donde hemos coincidido con otras mujeres con las que hemos conectado como si siempre hubiéramos estado destinadas a conocernos.

                                                                                                                                                            Rosa Sanagustín.

“Y ME LLAMAN MEDIO MARATONIANA”

Después de meses entrenando en soledad, un 8 de junio de 2014, tras una carrera de 10 kilómetros con el calor infernal pisándome el alma, alguien me dijo:al año que viene, la Media Maratón Yo pensé que estaba loca sólo por pensar en correr más del doble de lo que acababa de terminar.  Pero las locuras, a veces, también se hacen realidad.

Esa locura no la podía cumplir sola así que decidí enviar una solicitud de admisión al Club Reto 10K Women Club, que tras su respuesta de aceptación, lo he convertido en mío.

La sensación de “cuenta atrás” la tuve el 18 de febrero, cuando en mi bandeja de entrada apareció un mail de Reto 10K Women, titulado “Plan Media Maratón Zaragoza 2015” con doce semanas de series, fartlek, fuerza y minutos y más  minutos de devorar kilómetros para ganar fondo y sobretodo, ganar confianza en eso de “soy capaz”.

Un tiempo de sacrificio consentido, luchando contra la pereza, la lluvia, el frio, los “no salgo” que mañana entreno o el llegar a elucubrar la manera de rascar minutos, convertidos en horas, a los días para cumplir con el Plan que daba titulo a ese tiempo de mi vida. Y de repente, lo que más me aterrorizaba, apareció: a menos de un mes del 10 de mayo me lesionaba impidiéndome dar una zancada más. De nuevo el RETO con todas sus letras y ello me trajo como significado que mis compañeras de fatigas (nunca mejor dicho) y los trainers hicieron posible esa recuperación de fuerza tan imprescindible. Esa bici con Mónica Olivera, el BTT duchado de barro con algunas intrépidas y en dos semanas de vuelta a las tiradas largas y a las series en todas sus modalidades y distancias.

BICICLETA

Última quedada antes de la Media (daba hasta miedo ponerle el apellido de Maratón), en el Azud del Ebro y ya se mascaban los nervios pero lo bonito de nuestro estado de tensión era su liberación a golpe de abrazo con todas…. Precioso!!

Pasta para cenar, mil mensajes de whatsapp de ánimos y a dormir pronto… A las 7:00 del domingo, 10 de mayo, como un resorte, arriba que a las 8:30 había que estar con las Chicas Reto para calentar pero incluso antes de empezar, fue más, mucho más… Allí estábamos las Chicas Reto con dorsal anclado en nuestra camiseta azul pero también estaban las Chicas Reto sin dorsal pero con pompones, pancartas, cencerros, pitos y unas ganas locas de gritar para llevarnos al recorrido y engullir kilómetro tras kilómetro, hasta completar los temidos 21 km, sí, una Media Maratón!! Me emociono sólo con recordar vuestros ánimos!!

grupo (1)

 

Mis chicas todas, pero en especial, Natalia y Estefanía que, aunque no pudimos correrla juntas como habíamos planeado mil veces, me las llevé conmigo, pegaditas a mi espalda y cuando en ese (para mi) infernal Km.15 en el que reconozco que caminé y mi cabeza me decía: “pasa de todo y vete a casa”; retrotraía la mirada al dorsal de mi espalda y entonces me decía: “De eso nada!! Adelante!! Llévalas a Meta!!!”

dorsal

En el cajón de salida, muchos nervios, emoción, fotos mil, ganas de saltar, gritar y cómo no, de correr. Un tridente de cuatro puntas: Elisa, Susana, Natalia y yo, apodadas como el “Club de las coletas” y que permanecimos juntas unos cuantos kilómetros para luego cada una buscar, o más bien soportar, su ritmo de carrera…. Chicas sois grandes!!!

Una primera vuelta de 10-12 kilómetros de disfrute absoluto, pero tras ello, vino ese espanto de Km.15 en el que caminaba, como el alumno que se porta mal en clase cuando el profe no le ve, pero resultó que sí que me vió y desde el otro lado del Paseo Longares, un grito de Israel se inmiscuyó entre mis demonios, diciendo a lo Forrest Gump: “Pilar no te pares, no te pareeeees, correee!!!!”. Mi cara de sorpresa fue mayúscula, era como el ojo de GH y me había pillado!

Yendo a la subida de la Z30, calor ya sofocante, ya no podía echarme más agua encima y sin embargo, con la mirada buscaba desesperada un botellín de agua, aunque fuera por el suelo, cuando vi a Jesús, furgo roja y una nevera que adivinaba un tesoro. Creo que me debiste ver cara desencajada porque enseguida te pusiste a rebuscar el agua más fresquita para dármela, te juro que parece que tenías una aureola divina a tu alrededor. Obnubilada por el poder del agua fría, pasó por mi lado otro de nuestros trainers, Gabi, en dirección contraria a la mía, para ir viendo a nuestras chicas azules, pero en mi caso, no podía ni volver la cabeza para advertirte que iba hacia el Km.17, muro del que tantas veces habíamos hablado, no podía quitar la mirada de lo que me quedaba por delante. Sorry, ahora sé que llegaste a pensar que había abandonado.

corriendo

Cuesta de la Z30 que adivinaba “everestina” y comencé a subir con una lucha bestial contra las puntas de mis zapatillas que no consentían que las levantara del suelo. De no sé muy bien dónde, apareció Sara en bici (qué encanto!!) y me subió a golpe de ánimo hecho palabra hasta el top de la maldita cuesta. Gracias Sara, para mi ese momento fue clave.

En el instante de hacer cumbre, no sé qué me pasó pero sentí como que mis piernas aprendieron de golpe todas las lecciones de muelles de acero, como que absorbieron  todos los gritos de ánimo incluyendo los de corredores que no conocía absolutamente de nada pero que se ponían a mi lado, miraban mi dorsal y me decían: “Vaaamos Pilar, que ya estamos en meta!! Y yo pensaba: “serán infiltrados del Reto??”

En la subida del San Vicente de Paul, ya se comenzaba a mascar el ambiente de la Plaza de nuestra meta y ese falso llano fue duro, muy duro pero me sentía fuerte. Es increíble comprobar cómo el músculo más poderoso hace que los demás obedezcan; cómo los recuerdos de las horas de entrenamiento sola o con las chicas, los recuerdos de los momentos sacados para fortalecer cuerpo y mente, de las lecciones aprendidas, de nuestros aplausos y alientos de ánimo como Club hacen que, con un golpe de autoridad, se imponga y el cuerpo obedezca al unísono. Todo ello y una cosa más para mi:  la fuerza de mi propia sangre que como un ángel de la guarda en forma de reloj de pulsera (o lo que queda de él) agarré con fuerza en mi mano y mirando a un trozo de cielo pensé: “ésta también va por ti, tato.”

reloj

Vuelta a la esquina y entrada en Plaza del Pilar, otra vez fuerzas de no sé dónde para dar zancadas de sprint dejándome llevar por los ánimos de todas esas gargantas que parecen que ahogaban mi cansancio. ¿Otra carrera? ¿Otra meta conquistada? Al menos para mi, no. Era mi meta pero al final se convirtió en algo más, casi, casi, en un sentimiento de triunfo, de superación pero sobre todo un sentimiento de equipo; de un equipo azul Reto de mujeres valientes y muy muy guerreras, lideradas por un equipo de entrenador@s que, como dicen en “cenizas de eternidad”, son el hilo conductor de esta energía tan bonita. Gracias por ello. Gracias equipo; una vez más, hago mío nuestro lema: Lo importante no es correr sino con quien corres.

ropa

QUIERO SER ESTEFANÍA…..

Cuando pienso en la media maratón del domingo, me vienen a la cabeza un montón de cosas.

grupo (1)

Por supuesto pienso en el esfuerzo, en la ilusión, en la angustia de los días previos. Pero, ¿Ha merecido la pena? Vamos a verlo:

1.- Cuando empecé a entrenar hace 14 meses, aguanté 7 minutos corriendo. El domingo corrimos 2:45. 2:45!. He mejorado mi resistencia 35 veces. David el Gnomo sólo era 7 veces más fuerte que tú Yo soy 5 veces más fuerte que David el Gnomo.

2.- El día de la carrera mi hija de dos años me mandó un mensaje de audio: ¨ánimo Mamá, tú puedes solita¨. Es lo más bonito que me han dicho nunca. Mi hija está aprendiendo que ella podrá hacer todo lo que se proponga. Sólo por eso, volvería a correrla otra vez.

3.- Descubrí en casi cada esquina a una loca del Club animando, gritando, intentando llevarnos en volandas. Las locas geniales del Grupo F hicieron todo lo posible por ayudarme, a veces a pesar de mi misma, empujándome del culete, con drogas blandas camufladas en  botellas de plástico, tirándome agua por encima hasta que pareció que venía de la charanga de agua de mi pueblo, corriendo con nosotras en bicicleta, a nuestro lado durante 7 kilómetros dentro del recorrido. Y siempre con una sonrisa, con una palabra de apoyo,…eso es imposible de describir… Compañerismo y deportividad en estado puro.

elena y arancha

4.- Te da tiempo a pensar en muchas cosas. Yo intentaba decir por orden de nacimiento a todos mis primos. ¨Claro, – diréis – , qué fácil¨. Hombre, es fácil si no tienes 33 primos, que son los que tengo yo. Me di cuenta de que algo empezaba a torcerse cuando dije tres veces seguidas a mi primo mayor, pero no me salía el segundo. Cuando acabamos Gabi decía que estaba delirando. Ya puede ser, yo solo pensaba en llegar a meta, quitarme los calcetines y meter los pies en una fuente. Os lo juro.

5-. Te das cuenta de lo fuerte que eres y de lo fuerte que puedes llegar a ser. Cuando leí el post de Estefanía pensé…qué heroína, yo quiero ser como esta chica el día de la media. Oye, y ahí que lo dí todo para conseguirlo. Yo entré en meta con mi Aranchica, el Zipi de mi Zape, el Sargento de Hierro cogiéndome de la mano en lo que empieza a parecerse a una tradición carreril, 7 patinadores, incluyendo a uno que portaba el estandarte, el de los sprays y el de ¨me quito la camiseta si la terminas¨ (Que ya pensaba yo en mi delirio, hijo, no te quites la camiseta y en vez de eso engánchame cual remolque a tus patines y llévame  a la meta), el coche escoba y dos motoristas de paisano que nos habían estado persiguiendo toda la carrera. Hala, a ver quién supera eso. Por si a estas alturas alguien en Zaragoza no lo sabe, cosa que dudo, entré la última en la meta. Pero entré. Fuera de tiempo. Pero entré. Con una segunda vuelta en la que daba un pasito pa´lante y un pasito pa´tras, pero entré. Y no podría ser más feliz aunque hubiera entrado mil posiciones antes.

meta

En conclusión: Una media maratón es muy dura. Quién os diga lo contrario miente. Se sufre antes y durante. Crees que no lo lograrás. Es una lucha continua contra ti misma. Pero la recompensa es muy grande. Y puedes. Claro que puedes.

Yo se la dedico muy especialmente a Gabriel (no conseguirás que me quite los cascos, NUNCAAAA), Sergio, Irela, Sara, Jesús, Javi e Israel. A mi hija y a mi marido por todo el tiempo que les he quitado. A mi familia – con especial mención a mis sobrinos -, a mis amigas del Club  (gracias, gracias, gracias) y a Mónica, por ser un ejemplo y obligarme a cumplir una promesa.

Elena

NO ES POR AGUJETAS, ESO SÍ LO SABES….

images

Os voy a proponer una situación que, seguramente, ya hayáis vivido.

Ese momento en que la gente de tu alrededor, cuando se entera de que estás en un club de running (“tan de moda ahora”), te pregunta: “oye, ¿y cómo es que te ha dado por correr?”

Tú contestas lo primero que te viene a la cabeza, que puede ser, por ejemplo, un “pues para hacer algo de ejercicio”…. pero, en el fondo, sabes que no es sólo por eso, no sabes por qué, pero, poco a poco, las razones que te llevaron un día a apuntarte a este grupo, han ido creciendo.

Por las agujetas no es, eso sí que lo sabes. Entonces, ¿puede que sea para mejorar el aspecto físico? Igual en su día cuando te apuntaste, sí. Puede que primaran estas razones físicas pero, si ya llevas un tiempo corriendo, te has dado cuenta de que para contestar bien a esa pregunta de “¿por qué salgo a correr?”, necesites un buen rato para pensar, ya que no hay una única respuesta.

Unremedio

Y es que, según numerosas encuestas realizadas a corredores, entre las principales razones para salir a correr, encontramos los llamados “motivos psicológicos”.  Por ejemplo, en una de estas encuestas (Jaenes, 1994), podemos ver cómo las razones de “sentirse mejor” o “encontrar amigos” tuvieron una presencia de 61 y 34 por ciento, respectivamente. También es cierto que “mejorar físicamente” y “perder peso” obtuvieron un 57% y 22%.

Pero, tal y como hemos dicho, hay muchas razones para correr. Al fin y al cabo, de lo que se trata es de aquello que te da energía para salir de casa, calzarte las deportivas y correr. Por esto mismo, lo importante no es “¿por qué empecé a salir a correr?”, sino “¿por qué sigo corriendo?”.

images (1)

Si se estudian las consecuencias percibidas tras llevar una temporada corriendo, encontramos que “sentirme en forma”, “desafío personal”, “sentirme mejor”, “pasarlo bien” aparecen entre los mayores beneficios percibidos (Summers y colaboradores, 1983).

Es por eso que tu motivación  para salir día a día (aquello que nos mueve para hacer algo), ya no solo se enmarca en algo físico (que también, ya que notas cómo te cansas menos en las tareas del día a día), sino en algo mucho más profundo, en algo “mental”.

Por esto mismo os propongo abrir un espacio, dentro de este blog, sobre el entrenamiento mental que se lleva a cabo en cada una de las quedadas y/o entrenamientos. Pequeños consejos o reflexiones que nos impulsen a mejorar. Algo que nos sirva en estos entrenamientos y, por qué no, en nuestro día a día.

 Ana Aguilera

MARATÓN BARCELONA 2015: ¿QUIÉN DIJO MIEDO?

¿Quién dijo miedo?

dificil de matar (1)

El cuerpo se pone alerta, estás preparada para la batalla, los instintos más profundos afloran. La misma sensación, salvando las diferencias, que tuvo en su día un hombre en la edad de piedra al salir a cazar, igual que un soldado romano antes de ir a la lucha. Te vas a enfrentar a algo desconocido, tu cuerpo se prepara para el peligro, se pone en guardia, nervios, suben las pulsaciones, es la señal de que se están poniendo todos los recursos físicos para dar el máximo de ti.

La sensación de miedo comienza unos días antes. Miedo a no llegar, miedo a que te fallen las piernas, miedo a lesionarte la semana de antes, miedo a pillar una gripe, a no haber entrenado lo suficiente… hay demasiado en juego, demasiado tiempo invertido para fallar.  Pero te puede pasar, esto es lo que hace que el resultado final tenga un gran valor.

Esto se puede vivir haciendo tu primera 10k, tu primera media o tu primera maratón. La primera vez que realizas una carrera de larga distancia es cuando estas sensaciones aparecen.

Este fin de semana 10 valientes de nuestro club van a recorrer 42 km 195 m. Para hacerse una idea, hay que hacer 4 veces una 10k y aún te quedan 2 km y pico. Tienes que terminar una media maratón y volverla a recorrer una vez terminada. Hay 40 km de Zaragoza a Almudévar o de Zaragoza a Tauste y aún quedan un par de kilómetros. Es, en definitiva, un imposible, una gesta que te marcará, que te acompañará toda la vida.

Sigue leyendo

¿QUIÉN DIJO QUE LOS COMIENZOS ERAN FÁCILES?

Sábado, entrenamiento, 11:00 a.m.

pierna

Mi entrada al club por la puerta grande!!!!

Tan sólo hace una semana que decidí unirme a vuestro club y este sábado ya he podido comprobar “en carnes” lo que me habían dicho…..que en este club si te “caes” siempre estarás rodeada de gente dispuesta a ayudarte.
Y es que el sábado durante el entreno en la Granja tuve una tonta caída mientras corría.
La conversación con Leticia, a la que aprovecho para darle las gracias por marcarme el ritmo y por estar tan pendiente, estaba siendo tan amena que no percibí los 2 cm de baldosa que sobresalían del pavimento.
mano
Gracias al entrenador Gabriel, a Mayte y a todas las chicas del sábado por la preocupación. Siento las molestias que ocasione en el entrenamiento.
Así que desde este post aprovechó la ocasión y animo a todas a seguir “dejándonos la piel” en cada entrenamiento, ¡aunque en sentido figurado claro!, que yo me lo he tomado muy a pecho……
Siempre he pensado que el éxito en la vida reside en elegir “el con QUIÉN” haces El CAMINO …y yo ya he decidido Re-CORRERLO con vosotras!! Porque tal y como dice NUESTRO lema……
“Lo importante no es correr, sino con quién corres”.