HAZ DE TU VIDA UN RETO

Llevaba mucho tiempo queriendo escribir el balance de mi temporada; apenas unos meses en los que he cumplido un reto que hace un año era imposible… Correr una media maratón! 21 km! Más de 2 horas corriendo!!!! Pero es que estoy consiguiendo otro, que más que imposible, era impensable. No era algo que entraba en mis planes.

Quiero contarlo por si mi experiencia puede servir de ayuda a alguien, y también para mi, porque será una forma de cerrar una etapa.

Comencé a correr con el reto en marzo del 2014, por un cúmulo de casualidades, y desde entonces no he podido parar. Todo lo que me ha aportado ha sido positivo, tanto física, como psicológicamente, siento que me he hecho mucho más fuerte, sobretodo eso, psicológicamente. Además he conocido grandes personas y puedo decir que algunas de ellas han pasado a ser muy importantes en mi vida.

elena1

En junio, juntas, conseguimos nuestro primer reto, correr 10 km… Unas campeonas! En verano, no me di ningún respiro, el cuerpo me pedía correr, y además ya estaba apuntada al siguiente reto… Bomberos! Pero fue entonces, 15 días antes, cuando surgió el problema.

Siempre me había notado algún bultito en el pecho, pero los iba controlando y todo bien. Este verano, volví a notar uno, esta vez más grande. Empecé a hacerme pruebas, pero esta vez las cosas no pintaban muy bien… Al final resultó lo que imaginaba, y apareció la tan temida palabra cáncer. Todo fue muy rápido, diagnóstico, pre-operatorio, fecha para la operación, aceptarlo… Llegó el 7 de septiembre y corrimos bomberos, me sentí muy fuerte y con unas ganas enormes de correr. No puedo decir que hiciera un tiempazo, mi ritmo es mi ritmo, pero lo hice muy contenta y super arropada por mis amigas las élites, que han estado conmigo desde el minuto cero de la enfermedad. Una semana más tarde me operaron, fue una intervención muy agresiva y el post-operatorio más duro de lo que pensaba, pero también tuve mucha suerte. Las enfermeras que me cuidaron en planta, eran mis compañeras de trabajo y de afición, Reyes y Anayet, y una de las cirujanas Lola… No se puede pedir más al destino! Estuve entre algodones!
Estando en el hospital, empecé a preguntar cuando podría volver a correr, y algunos  me miraban con cara extrañada, “al menos 3 meses, los esfuerzos, el impacto… No te convienen, tómatelo con calma, que fiebre con correr…”  (Ya sabéis)

Así que yo me planteé mi siguiente reto, carrera de la mujer a principios de noviembre.  A mitad de octubre, casi un mes más tarde de la intervención, cuando me retiraron los drenajes, empecé a ir a andar, a finales de mes, a correr un poquito y en noviembre hice la carrera, 5 km,sólo 5… Y nunca he sufrido tanto como ese día…pero volvía a ir muy bien acompañada, y aunque pedí que me dejaran a mi ritmo y que se fueran por delante, se quedaron a mi lado intentando hacerme la carrera más fácil.

elena2

A finales de noviembre empecé con la radio, 27 sesiones… Busqué por internet si podía correr mientras me las daban, pero apenas encontré nada, así que decidí probar. Estaba muy cansada, pero seguí corriendo lo que podía y creo q me fue muy bien. A veces me desanimaba porque sentía que había perdido todo lo que había ganado los meses de antes, pero poco a poco, a lo largo de los meses he ido recuperando otra vez. Correr me liberó de muchos pensamientos negativos y me daba fuerza y optimismo, que son la base para superar esta enfermedad.

Y llegó mayo, y como ya os he dicho, corrí mi primera media maratón, y sentí que dejaba atrás una batalla que aunque fue muy dura, me había aportado más cosas positivas que negativas.  Ahora entiendo lo que tantas veces había oído de como se ve la vida después de un golpe tan fuerte como puede ser una enfermedad así o un accidente, como se valora cada detalle del día a día y cuánto te quiere tu gente.

Todas tenemos una historia detrás, y sé, sin ninguna duda, que somos un grupo de mujeres luchadoras y super fuertes, tanto que… Tenemos muelles de acero no? Y podremos con estas batallas y todos los retos que se nos vayan poniendo por delante, pero eso es lo más importante, ponerse retos, metas… Hasta el año pasado apenas había usado la palabra RETO, ahora es una palabra clave en mi VIDA.

ELENA

Gracias a mis élites, Marta, Eva y Ana, o también llamadas cariñosamente las lisiadas 

elena

Anuncios

HABLANDO DE RETOS

Hoy, pasada la euforia de mi cuarta 10k, entre corredoras de azul, y varias pacientes – amigas, que aparecían como locas animadoras entre el público, el corazón bailaba de gozo, y no he podido dejar de pensar en todas aquellas personas a las que trato en mi consulta y que con su ejemplo me inspiran día a día.

Mi caso es uno más como el de muchas más personas anónimas como yo, mi escritura no es muy elocuente ,y  mayor es mi pudor…pero creo que de alguna manera, algo puedo contar….y quiero contarlo. Así que esto solo puedo dedicarlo a ellas y a todos los supervivientes y victimas del cáncer, que luchan y lucharon por normalizar y vivir día a día su reto personal.

Un reto, un desafío, una demostración de amor, a lo que quieras, por tus hijos, por uno mismo, por lo que quieras…pero si, siempre se puede, se puede, y engrandece.

esther meta

Era abril del 2011, y terminaba mi tratamiento completo contra el cáncer. Había dejado atrás a Tánatos…la radioterapia y 8 ciclos interminables de quimioterapia muy agresiva. No lo pensé mucho, tenía que limpiarme…y aprovechando una oferta de 6 meses en un gimnasio me apunté para ir al spa y sacudir poco a poco el veneno de mi cuerpo.  Sabía que hasta pasados 3 años no lo conseguiría, pero necesitaba sentir que me limpiaba y sentirme viva, muy viva… Empiezo a correr sobre la cinta…a ver que pasa…

Curioso mi  cuerpo que recordaba su preparación física cuando competía entre aros y mazas 20 años atrás… y en un mes ya corría 15 minutos seguidos bajo el techo del gym… Hasta que un día cualquiera , las estrellas se alinearon, me encontré con Gabriel, y me propuso salir al exterior… Este Ironman que pasó por Fisactive para acompañarlo con fisioterapia  en su proeza (junto con otro loco, Sergio) ahora me estaba liando a mi…

Bendito el día que me puso un pulsómetro, y con mucha paciencia y cariño, me iba dando consejos, acompañando mis pequeñas zancadas , a mi pulmón izquierdo un tanto herido, y a mi querida peluca ¡! Como picaba bajo el sol de la rivera del Ebro por favor!!, pero yo antes muerta que sencilla…mi clavilla no estaba aun muy presentable.

Y así pasaron dos meses y llegó el día. Me quito la peluca… Dios mío…era como ir desnuda…Con una diadema ancha, mis zapatillas de hacía no sé cuantos años, una camiseta de tirantes de verano normal y corriente, y unas mallas del decathlon… nada más.

Eso si, tenía equipado un corazón lleno de rabia, de contradicciones, de aceptación, de promesas, de coraje, pero sobre todo lleno de ganas de demostrale a Dios, a la vida, al mundo, y sobre todo a mí misma, que estaba viva!! Que el amor a este transito corporal, a la tierra que pisaba y al aire que respiraba, estaba por encima de la muerte y de la enfermedad.

No podía ser, que tanto sufrimiento corporal, tantas lágrimas compartidas con mi familia, con mis amados amigos y tanta incertidumbre cuando yacía en la uci del Servet, no tuviera sentido. Ahí estaba yo, con mi corazón cargado de magia, y acompañándome como ángeles, a dos compañeras de “botellón químico” que no pudieron contarlo.(no siempre se vence al cáncer…pero se intenta) Tenía que correr por ellas. Tenía que escapar de todo lo pasado. Ese era mi reto…

A mi ritmo…la carrera empezó y mi pulso estaba extasiado de emoción…todo fue bien en los 5km primeros…ay amiga…los siguientes 5… en mitad de vuelta, mi pulmón se colapsó…dejó de respirar…y la sensación de ahogo se apoderaba…no podía ser… Algo de anatomía y fisiología sabía….así  que inmediatamente solté un grito desgarrado…”no me ibas a vencer…ahora no!” Creo que los de mi alrededor me miraron raro…en fin. Lo importante es que mis bronquios volvieron a abrirse…y respiré. Los kilómetros pasaron, las cuestas me parecieron eternas…y en la  soledad de mi carrera, solo pensaba en seguir…en vencer simbólicamente a la enfermedad y devolver la dignidad y la normalidad a la vida.

Llegaron los últimos 500metros…y allí estaba Gabi!! Que me impulsó con fuerza, con su voz de sargento!…y lo conseguí!!! Ya os podéis imaginar las lágrimas…y mi familia esperando…todas estas sensaciones, ya las conocéis…  No hay muchas palabras para describir tanta emoción…Y a Gabi, a Sergio…toda mi gratitud.

Ahí quedó mi reto…pero hoy he visto a Elena, esa super corredora incansable llena de coraje que he tenido la suerte de tratarle el tobillo… Recuerdo su reto y sus palabras ante su media maratón de hace unas semanas… “Lo hago por mi misma…por mi hija…para demostrarle que si yo puedo…ella puede ser capaz de hacer lo que quiera…” “Tu solita puedes mama”… No hay mayor Amor…no hay mayor Reto…

esther amiga

Ahora queda el reto de verdad…el del día a día…el que cada uno tenga…a veces…sin entrenamientos  ni  preparación, solo el del sentido común… El reto de la sonrisa y la paciencia mantenida a pesar del cansancio, enfrentarse a situaciones incómodas, problemas familiares, laborales…el llegar a fin de mes… corregir y dejarse corregir, esforzarse, respirar, concentrarse…relajarse…sentir…recibir…y dar…dar mucho…

 Hoy me ha resultado más fácil…pero no olvido mi primera 10k…Y brindo por ellos…honro a las chicas de azul del RETO 10K WOMEN RUNNING, y a todas las personas que en cada reto vital, puedan contarlo o no, han dejado huella en cada uno de nosotros…

“Lo importante no es correr, sino con quien corres…” y por qué corres…”

 Esther