LA MARATÓN DE BARCELONA EN 6 ACTOS

Acto primero: Previo.

Salimos del hotel, hacía frío pero era soportable. Llevábamos de todo, camiseta para tirar, el dorsal, crema solar, comida y todo lo necesario para afrontar la carrera. Sólo había cometido un fallo, no había cargado el GPS. Iba a correr, como antaño, con el cronómetro a secas.

maraton bc

Habíamos quedado a las 8 con las chicas para darnos el último saludo y desearnos suerte. Allí estábamos todos con las piernas de acero y las dudas y miedos que tenemos casi todos antes de morir.

Fuimos hacia los cajones que estaban a unos doscientos metros. Las chicas siguieron un poco más hasta el suyo… ya no las veríamos hasta la meta.

Una vez en el cajón, Isra, Gaby, Alex, Luisma y yo pusimos los relojes a cero, y esperamos el disparo de salida, pero antes de salir un apuesto joven nos reconoció.

-¡Ah! Sois del Reto. Era el marido de Noelia, una chica del club. ¡Qué casualidad!

Acto segundo: A correr.

Íbamos en el segundo cajón, dieron el pistoletazo y salimos zumbando. Isra había prometido que vendría conmigo hasta el 20 y luego si se encontraba fuerte tiraría hacia delante. Gaby salió como un loco esquivando a gente. Alex y Luisma salieron juntos a ver qué pasaba. Alex había estado lesionado casi todo el periodo de entrenamiento, así que, le tocaba sufrir.

Los primeros kilómetros fueron de subida, por ello nos los tomamos con tranquilidad. A partir del 7 empezó la bajada y fuimos recuperando.

En el km 8 empezaron las sorpresas. Isra se paró porque le molestaban las zapatillas, a mí me molestaba la entrepierna a pesar de toda la vaselina que me había echado y notaba la tendinitis de la pata de ganso.

Todo está en la cabeza, me dije, ¡aún no estás en el 10 y esto no te está pasando!

Al paso por el 10 íbamos en tiempo para hacer 3h 20. Entonces ví a Montse y a Darío en el carro, pero en el otro lado de la calle y cuando ya los había rebasado, grité, pero no me pude parar.

Acto tercero: Adiós Israel.

Mira que me había dicho que hasta el km 20 se quedaba conmigo, pero no pudo. No sé a dónde fue,  tendría que ir preguntando, porque no llevaba reloj. Yo seguí con mis cuentas, tenía que ir a 4:45 e iba cumpliendo.

El ambiente era fantástico, había muchas batucadas, gente animando que en ocasiones se acercaban a nosotros estrechando el camino tanto que parecía que estabas en el tour. Había muchos extranjeros, un francés con su bandera y todo se me cruzó y casi me hizo parar. Que digo yo, que si no tendrán bastante con los camiones.

Al pasar por el km 19 y me crucé con Gaby, iba muy bien. A Israel no lo ví, lo tenía más cerca de lo que creía.

Acto 4: Me empiezo a emocionar.

Allá por el km 30 empecé a pensar en la familia, -espero que estén en la recta final para poder entrar en meta con Darío-, pensé. En ese momento me emocioné y se me puso un nudo en la garganta que me impedía respirar con normalidad. -A ver, Sergio, relájate que aún queda mucho- me repetía.

En un maratón tienes tiempo para pensar mucho, más aún, si vas solo. Además, tu cuerpo roza sus límites y estás muy sensible.

Fue entonces cuando ví a una chica con una camiseta que decía “pour Antoine” y estuve pensando un buen rato.  ¿Quién sería el tal Antoine?, ¿su padre, su hijo, su hermano?, ¿qué le habría pasado?, ¿por qué hacía 42km por él? Parece ser que ella tenía un buen motivo para correr.

Había también un grupo muy numeroso que lleva una camiseta que decía:“Corre amb mi” (corre conmigo), iban empujando sillas de ruedas, creo que lo hacía por relevos porque iban muchos.

correa amb mi

Seguía pensando en lo bonito que es correr por alguien, con alguien, para alguien, o dedicarle la carrera a una persona que no está, que no puede o está por venir. Busqué en mi interior si yo tenía un buen motivo, uno de verdad.

Acto 5: Sufrimiento.

Decidí subir el ritmo en el km 30, pero cuando llegué al 30 pensé que el 32 era un número más redondo. En el 32 me pareció que quedaban todavía 10, así que me planteé que cuando quedaran 8 apretaría. Y así fue, se me revolvieron las tripas y empecé a apretar, pero el ojete.

Fue un mal rato que duró unos minutos. Pero me dio tiempo para recordar que mi segundo fallo de la carrera fue no haber completado el trabajo matinal con el señor Roca.

Llegó una cuesta muy dura donde vi que mi ritmo se venía abajo. En ese momento tuve un subidón de adrenalina, los pelos se me erizaron y comencé a empujar. Pensé que ya no quedaba nada y que no podía hundirme a 5 km de la meta. Levanté la cabeza y fui adelantando a los actores secundarios de Walking dead.

the-walking-dead-605-rick-grimes-running-walkers-590x900

Acto 6, La meta.

Y ocurrió lo que no me podía imaginar, miré a mi derecha y ¡bingo! Allí estaba Israel. No sabía a qué ritmo iba, ni el tiempo que iba a realizar. Nos dimos ánimos y fuimos a por las 3h 20.

Le pedí que se fijara en los laterales para localizar a Montse y coger el carro con Darío para entrar en meta. Cuando la vimos estaba tras la valla, no le habían dejado entrar. Esta vez no iba a poder ser, qué pena.

Entonces Israel gritó ¡pásame el carro!, dos personas más ayudaron. Pasamos el carro como pudimos, cogí a Darío, lo monté, le di un beso a Montse y salí disparado. El resto está en los vídeos.

llegada meta carro

Lo importante no es correr si no, para quién corres.

P.S. Fue un día fantástico, con muchas caras de felicidad. El mejor, para mí, Alex. Que venía con toda la familia y con mucha presión propia para hacerlo bien. Una pena que sobre el km 20 volviera a sentir la lesión que le impediría correr. Aun con todo, sufrió y consiguió recorrer los 42km 196m, admirable. Correr la maratón con él el año que viene puede ser un buen motivo para repetir.

Sergio Duce

Anuncios

“UNA Y NO MÁS!…O SÍ?”

IMG-20160312-WA0038

Hace un año ya que hice mi primer Maratón! Además de contar con mi marido, tuve la suerte de que hubiera más “locas” como yo que emprendieran este Reto y también de tener a los mejores entrenadores.

Fue una gran hazaña para mi…porque llegué lesionada y a pesar de poder disfrutarla durante muchos kilómetros al final la lesión pudo con mi pierna, pero no con mi cabeza! Fue agridulce mi paso por la meta, muerta de dolores pero con la inmensa satisfacción de haberle ganado el pulso a la carrera, me sentí la mujer más fuerte del mundo! Aunque admito que me repetí muchas veces que “nunca más”….

12829021_10207192109374614_7238025851799556538_o

Pero pasaron los meses, los retos….y  “se me olvidó el dolor de la primera” y decidí repetir! Decidí que tenía que sacarme esa espina…o por lo menos intentarlo! Esta vez fui yo la que arrastré a LuisMa (mi marido) y también fui un poquito culpable de arrastrar a alguna de mis compañeras de los martes, pero poco, porque una de ellas le tenía muchas ganas a esta maratón (Belén), y otras dos…les costó bien poco decidirse (Mónica y Laura), este Reto y juntas: pintaba muy bien.

Se sumaron cuatro intrépidas más: Fuensanta, Regina, Elena Batanero y Eva Mayoral! Pero las lesiones y el trabajo hicieron que Eva tuviera que dejarlo, pasando a ser uno de nuestros grandes apoyos.

IMG-20160313-WA0132

Sigue leyendo

OBJETIVO: MARATÓN BARCELONA 2016

DUCE

Celebración de mi primera maratón

Carlos García (olímpico en Atenas) me dijo un día, “hay que correr un maratón cuando te hayas olvidado del último que has hecho”.

El anterior ya ni lo recuerdo, creo que fue en Madrid. Así que, este domingo, a las 8:30 de la mañana voy recorrer los 42km 196m del maratón de Barcelona junto con otros 25.000 corredores.

Por muy bueno que tenga el día y por mucho que me esfuerce, no creo que vaya a ganar.

Una vez más voy a ser uno de esos 24.999 perdedores que curiosamente levantarán los brazos al entrar en meta aunque sea detrás de miles de personas.

Tengo, como siempre, mis objetivos. Sé a qué ritmo quiero ir y la marca que quiero superar. Me siento fuerte y creo que estoy en forma para lograrlo. Peeeero, como todo el mundo a falta de unos días para la competición, aparecen los miedos y los dolores… es todo mental, todo mentira, lo sé.  Pero son tan reales que te hacen dudar de verdad.  ¿Será ese mi ritmo?, ¿aguantaré en el km 35?

Todo esto es parte del ritual, todo se repite carrera tras carrera. Esa sensación que te hace sentir vivo y que te engancha y te pide siempre más.

DUCE 2 entrada meta granada1

 “Llegada del triatlón de Granada, el invidente es Israel”

Este fin de semana no estaré solo. Vamos los de siempre, tres que se mueren de miedo, uno capaz de lo peor y de lo mejor, un cabezota (por no decir cabezón), otro que sale a ganar, otro que sale a perder, otro con 10 excusas y 7 locas que en realidad van a hacer mejor marca que nosotros en su categoría, simplemente porque son mejores. A ellos les deseo todo lo mejor y les pido que disfruten del antes, del durante y del después.  Levantad bien los brazos al entrar en meta y sonreíd, llorad o lo que os salga de dentro en cada momento.

Yo lo tengo claro, se lo dedicaré a mi mujer y a mi hijo que me soportan a mí y mis ausencias y a mi próxima sobrina que si todo sale como está planeado vendrá a este mudo el lunes. Vamos Elena!

Continuará…

Sergio Duce

LA ESPINITA DE MI BEHOBIA

Muchas de vosotras me conocéis, otras no, algunas muy de cerca y otras menos….pero sobretodo las que sois mis amigas o habéis entrenado conmigo, sabéis cómo ha sido mi temporada 2015, puede calificarse como mi “annus horribilis” en lo que a lesiones se refiere.

EQUIPO

Uno de mis retos de este año era la Behobia…la “gran carrera popular” que debes correr por lo menos una vez en tu vida, es lo que siempre te dicen todos los corredores que la han hecho, y que realmente (aunque no haya sido para mi una carrera para recordar) puedo decir, que es verdad, se debe correr pero disfrutándola.

Durante todo el año, mis entrenadores, compañeras, amigos y familia (incluso desconocidos pero amantes de este mundo) me han aconsejado que debía descansar de correr, recuperarme bien y cuando estuviera al 100% volver con toda la fuerza e ilusión del mundo que es algo que puedo presumir que sí tengo. Llamarlo cabezonería, pasión por correr, imprudencia…el calificativo que queráis (siempre con respeto), pero cometí el error (gran error) de no hacer caso a ninguno. Pero lo que sí quiero que conste, que a pesar de las lesiones, cumplí con los entrenamientos, me esforcé en ellos, fui constante y disciplinada, por lo que en cuestión entrenamientos, SÍ, estaba preparada para afrontar los 20km de la Behobia.

Sigue leyendo

LA MARATÓN DE MI VIRGENCICA

SUSANA7

Ya está, otra vez lo he vuelto a hacer.

Otra  vez me veo rodeada de gente en pantalón corto, zapatillas y dorsal.

Otra vez con unas mariposas en el estómago, y con el tormento de pensar  que tal vez debería haber ido una vez más al baño.

Otra vez tengo  frío, a pesar de la buena mañana que hace.

Otra vez oigo esa música sonar a gran volumen, tan  motivadora que hace que me suba la adrenalina.

Otra vez frente a un gran arco con un reloj que marca una cuenta atrás.

Otra vez, una carrera popular, otra vez  una maratón, en esta ocasión, la de mi ciudad, la de Zaragoza.

 Y ahí estoy, junto a mi compañera María, en la Plaza del Pilar………5,4, los nervios a flor de piel, 3,2,1………000000. Pistoletazo de salida…..

Comenzamos a correr, gritos, aplausos y palabras de ánimo…… de la gente que ha acudido a ver salir a los suyos. Atrás se quedan Pilar, Belén, Mónica y Gabriel que han madrugado para acompañarnos. Eso, no se paga con dinero…

SUSANA5

Sigue leyendo

VUELTA AL “COLE” Y VUELTAS A LAS CARRERAS

No consigo recordar bien cómo funciona mi cuerpo. Tengo la sensación de que me están pasando un cepillo de carpintero oxidado por todos los músculos de mi cuerpo” (-De qué hablo cuando hablo de correr- de Haruki Murakami)

CORRER

Tras un período (quizás algunos penséis “demasiado corto”) llega la vuelta a la rutina. A las prisas, a los horarios, a inscribirse rápidamente a una carrera antes de que se acaben los dorsales… Y, entre todo este caos, a reorganizarse la semana para sacar un hueco para correr. Quizás también, a volver a conectar con las sensaciones al correr.

Tanto si comienzas a correr, como si vuelves a correr tras este parón, no tengas prisa por conseguir grandes marcas en tus entrenamientos y/o carreras. Puede que este verano hayas dejado un poco de lado tus entrenamientos. No pasa nada, no hay prisa. Date tu tiempo a volver a correr al ritmo que llevabas antes. Acuérdate de la progresión por la que pasaste al empezar a entrenar…no todo se consigue de la noche a la mañana. Es mejor controlar el ritmo de carrera (aunque consideres que es bajo) que no realizar cambios bruscos según la energía que vayas sintiendo. Tiradas largas, acumular kilómetros. Los tiempos, ya vendrán más adelante.

correr2

Un posible objetivo en esta vuelta a los entrenamientos podría ser el de centrarnos en las sensaciones que experimentamos mientras corremos. Volver a conectar con el paisaje por el que corres quizás son cosas que, a causa de la rutina que habías adquirido antes, hayas dejado de lado. Disfruta del camino que haces cuando corres, busca paisajes estimulantes que aporten ese extra de motivación para esta “cuesta” de septiembre.

Y, si ya estás planificando el calendario de carreras, acuérdate de dejar suficiente espacio entre éstas. Las ganas que tengas a volver a competir no deben nublar el juicio a la hora de proponerte estos nuevos objetivos. Tan importante es saber entrenar como saber dosificarse.

@ana_aguilera20

Psicóloga deportiva